Casos de éxito

Nuestro mayor éxito proviene en saber que nuestros clientes son atendidos físicamente, emocionalmente y financieramente. Nos gustaría compartir unos pocos ejemplos recientes de casos que hemos trabajado y los resultados que hemos conseguido.

Marcia L. – Kent, WArepresentada por Steve Anglés

Camioneta golpea y mata a una madre soltera caminado al trabajo

Las leyes que se ocupan de casos de muerte injusta en el estado de Washington pueden ser muy frustraste, por decirlo levemente. Por ejemplo, compañías de seguros pueden poner un valor bajo del dólar en la pérdida de una vida humana, porque la persona no es capaz de comunicar o demostrar el dolor y sufrimiento que sintieron mientras se estaban muriendo, o porque murieron rápidamente. Es sorprendente aprender que compañías de seguro penalizan a una persona por morir demasiado rápido o demasiado tranquilo. Y esa fue exactamente la situación que enfrentamos en el caso de mi cliente Marcia y su familia.

Marcia era una madre soltera que caminaba a una parada de autobús cerca de su casa en las horas tempranas de la mañana. Su plan era tomar su autobús común por la mañana a su oficina. Cuando la señal de paso de peatones indico que estaba seguro, Marcia piso en el paso de peatones. Al mismo tiempo, el conductor de una grande, camioneta comercial estaba en camino a su trabajo y estaba girando a la izquierda en la misma paso de peatones. A pesar del hecho de que Marcia era fácilmente visible, el conductor estaba enfocado en ganar el tráfico que se aproximaba y incorrectamente hizo una corta y rápida gira a la izquierda. Marcia fue golpeada, derribada y arrastrada por la camioneta antes de que finalmente se detuvo.

Los paramédicos en la escena y los médicos en la sala de emergencias intentaron todo lo posible para salvar la vida de Marcia sobre las próximas cuatro horas. Desafortunadamente, las lesiones a su cabeza fueron tan graves que no pudieron hacer otra cosa aparte de intentar hacerla cómoda antes de que ella falleciera más tarde es día.

Cómo Steve y su equipo ayudaron a la familia de Marcia

Movimos nuestra investigación rápidamente para asegurar que podríamos recolectar toda la información posible para la familia de Marcia. Contratamos a un número de expertos a proporcionar información sobre todo de lo que realmente sucedió en la escena del accidente a cómo sus lesiones probablemente afecto la mente y el cuerpo de Marcia después del accidente – ya que ella nunca sería capaz de hablar por si misma.

Al final, la compañía de seguro que representa al empleador del conductor sólo estaba preocupado en dos cosas: el hecho de que Marcia murió muy pronto después del accidente y el hecho de que ella supuestamente nunca recuperó la conciencia. Ellos argumentaron que su caso no valía mucho porque no podíamos demostrar que realmente estaba sufriendo en las cuatro horas después del accidente antes de que ella falleciera. Abogados por la compañía del seguro apuntaron a casos tribunales de Washington donde los reclamos de víctima fueron despedidos, o se resolvieron por casi nada, porque las familias de las víctimas no pudieron demostrar “consciente dolor y sufrimiento.”

A través de nuestra investigación y nuestros expertos, fuimos capaces de encontrar piezas de información que demuestra que mientras ella nunca se despertó después del accidente, su miente y su cuerpo estaban experimentando dolor, y ella fue capaz de expresar ese dolor a su hijo a través de un suave apretón de su mano en el hospital. Consultamos con los mejores neurólogos y neurocirujanos para quebrar cada fase de sus lesiones y explicar lo que estaba sucediendo médicamente basados en cómo su cuerpo y su cerebro reaccionaron al tratamiento que estaba recibiendo.

Nuestros resultados

Este fue un caso muy difícil pero fuimos capaces de resolver el caso por mucho más de lo compañía de seguros originalmente ofrecido. En mediación, un proceso donde ambos lados del caso se juntaron para tratar de llegar a un acuerdo afuera de la corte, fuimos capaces de convencer a la compañía de seguro a aumentar su oferta de unos pares de cienes de dólares a cerca de $1 millón. Más importante aún, lo hicimos de una manera que honrara Marcia, su familia y su vida.

Bertha M. – Renton, WA, representada por Steven Anglés

Accidente de auto casi termina la capacidad de Bertha para apoyar su familia; seguros niega cobertura

Mi cliente, Bertha, había terminado desayuno con su mejor amiga en Renton. Ella manejaba a casa, pasando a través de una intersección. En ese mismo momento otro conductor corrió por una luz roja. Él le golpeo a la máxima velocidad, dejándole gravemente herida.

Por desgracia, Bertha y su familia estaban pasando por un año áspero. Recientemente, su esposo había perdió su trabajo después de su propia lesión severa. Bertha se convirtió en el único ganador para cubrir la renta y poner comida en la mesa para su familia. Ella había logrado llegar al fin del mes limpiando casas, y en su mente, ser incapaz de trabajar nunca fue una opción, así que ella persistió a pesar del dolor y movilidad limitada.

Con el inglés como su segunda lengua, fue difícil para Bertha encontrar a un médico que podía decirle lo que estaba mal. Cuando lo hizo, ella se sorprendió al encontrar que el manguito rotador de su hombro derecho se había roto en el accidente, que explicaba por qué usando su brazo era tan doloroso. Ella tenía que alimentar a su familia, cada día contenía sus lágrimas mientas ella limpiaba pisos, limpiaba tasas de baño, barriera y cambiaba sábanas. Para empeorar as las cosas, porque estaba empleada por cuenta propia, ella no podía permitirse el lujo de seguro médico. Recibiendo el tratamiento que necesitaba era económicamente imposible.

Ella vuelto a su compañía de seguro de auto, pero ellos se aprovecharon del hecho de que Bertha hablaba sólo español y no podría ser capaz de abogar por si misma en español. Cuando ella intentó abrir una reclamo de protección de lesiones personales (PIP) para pagar por gastos médicos actuales, su compañía de seguro pretendió que nunca recibieron sus pagos y que no tenía ninguna cobertura.

Cómo Steve y su equipo ayudaron a Bertha

Cuando nos enteramos de lo que ella había pasado por, estábamos furiosos pero no sorprendido. Bertha nos contrató para representarla por sus lesiones, pero lo primero que hicimos fue investigar lo que había sucedió con esos pagos de seguro de auto. Resultó que el agente robó el dinero de Bertha y cerraron sus puertas. Con esta información descubierta, fuimos capaces de obligar a la compañía a restablecer su cobertura. Un reclamo de PIP se abrió y desbloqueamos la habilidad de Bertha para recibir el tratamiento médico que necesitaba.

Nuestros resultados

Desde el principio, nuestro objetivo siempre fue ayudar a Bertha que el cuidado que requiera y el respeto que merecía. Resulto que el otro conductor no tiene suficiente seguro para pagar por el daño que había causado, su propio seguro de auto – el mismo seguro que originalmente la negar – pago la mayoría en el final. Resolvimos el caso de Bertha por $150,000.00. Lo mejor de todo, ella consiguió la cirugía que necesitaba y pudo regresar a trabajar por tiempo completo.

Entendemos que está ansioso por obtener ayuda.

Solicite una consulta.

Lon D. Seattle, WA, representada por Melissa Carter

Atropellado por un autobús en Seattle

Cualquiera que ha estado en Seattle durante hora pico sabe que loco puede ser: las calles llenas de conductores impacientes, autobuses masivos embarrilando por carriles estrechas y cortando dentro y fuera de tráfico. Puede ser especialmente espantoso cuando estás en pie.

Lon, un carpintero retirado, se convirtió en una víctima del centro de la cuidad una tarde caminando por la calle Pine para tomar un autobús de Metro. Él tocó a la puerta del autobús para abordase seguramente. En lugar de abrir sus puertas, el autobús despegó, chupándolo bajo de las ruedas y machucándolo.

Una ambulancia aceleró Lon al hospital, donde los médicos descubrieron que muchos de sus huesos habían sido fracturadas. Las fracturas pronto amenazaron su vida. Lon fue sometido a múltiples cirugías y operaciones durante su larga estancia en el hospital y luego fue colocado en un centro de enfermería para meses después de eso.

Nuestros resultados

No mucho después, la compañía del seguro médico de Lon había exigido reembolso completo de sus extensas fracturas médicas, que habría reducido la liquidación de Lon significativamente. A través de negociaciones cuidadosas conseguimos que el seguro de salud renunciara totalmente el reembolso.

Dada la magnitud de las lesiones de Lon, todavía tiene una larga recuperación por delante de él, pero la liquidación le permitió seguridad y libertad. Después de ser literalmente atropellado, dejado por muerto y entonces desafiado a cada paso por Metro, él caminó con sus gravámenes y fracturas manejados y cienes de miles de dólares en el banco que no sólo le de clausura, sino también la libertad financiera para iniciar un capitulo nuevo en su vida.

Cómo Melissa y su equipo ayudaron a Lon

A pesar de cuentas de testimonios que él simplemente estaba tocando la puerta cuando el autobús se despego, Metro negó responsabilidad – ellos afirmaron que Lon se puso en el camino del autobús, entonces era su culpa por ser atropellado. Cuando le preguntamos a Metro que producirán el video de vigilancia que sabíamos que tenían de un cámara de seguridad de un Walgreens cercano, ellos afirmaron que lo habían perdido. Examinamos el área por testigos, pero ni los testigos registrados en el informe de la policía daban un paso adelante. Finalmente fuimos capaz de localizar a alguien que confirmó que Lon estaba tocando la puerta y el conductor del autobús lo ignoró y se despegó.

Pero Metro continuó a culpar Lon. Buscaron registros médicos de Lon para evidencia de su nivel de toxicología porque él admitió a tener un cóctel esa tarde. Lo trataron como un criminal porque no estaba trabajando, le llamaban “desempleado”, a pesar de que el estaba jubilado, era un abuelo de casa cuidando a su nieto mientras su hija y yerno trabajaban tiempo completo. Lo mandaron a un examen médico de seguro para desafiar sus lesiones ortopédicas y negar cobertura para sus fracturas.

Cuatro años y medio después de ese día horrible que cambio su vida y por nuestra denegación a dar marcha atrás a su manipulación corporativa, Metro finalmente admitido responsabilidad y acordaron a resolver el caso de Lon en mediación.

Cindy R. – Issaquah, WA, representada por Melissa Carter

Taxista huye la escena, dejando a Cindy con una lesión de columna

Cosas malas suceden a gente buena. Pero cuando la persona que causó el malo se niega a asumir la responsabilidad, es frustrante y confuso para decir lo menos.

Nuestro cliente Cindy era la buena persona en este caso, en todos los sentidos de la palabra. Cindy era una terapeuta con una práctica privada de consejería en niños con necesidad. Ella crió a dos niños de necesidades especiales por si misma y en su tiempo libre servia como voluntaria por DSHS en el sistema de cuidado de crianza temporal y por escuelas primarias locales. Ella y su marido eran activos en su iglesia y la sociedad protectora de animales local. En términos de retribuir a su comunidad, Cindy hizo todo. Ella merecía sólo cosas buenas y respeto a cambio.

Pero la realidad es que hay gente ahí fuera que no respetan a los demás, incluso a aquellos que más lo merecen. Algunas personas harán cualquier cosa para negar y evitar responsabilidad.

Cindy estaba manejando en Issaquah cuando un taxista se tiro en el tráfico de una calle de lado, causando Cindy a desviarse en trafico de sentido contrario. Ella golpeó otro vehículo para evitir el taxi. El conductor del taxi huyó la escena, dejando a Cindy y a la otra mujer, en medio de la intersección, cada uno en automóviles de perdida total. Cuando la policía finalmente atrapo el conductor, él mintió y negó toda responsabilidad, diciendo que la “conductora” se desvió a otra “conductora” y no fue su culpa que estas mujeres no podían manejar.

Cindy se quedó con una rara, condición crónica llamada coccydynia, una lesión muy dolorosa en el coxis. Ella tuvo que llevar una máquina de hielo y bolsas de hielo con ella todos los días y luchaba con constante, dolor que quema y en la base de su espina dorsal. Como psicoterapeuta, tuvo que renunciar a su negocio porque ella simplemente no podía sentarse. Su única opción era tener su coxis quirúrgicamente removida.

Cómo Melissa y su equipo ayudaron a Cindy

Esta era una lesión compleja, así que concentramos nuestro tiempo y atención la estudio de coccydynia para demostrar como trauma de un accidente automovilístico podría causar esta condición rara.

Cada vez que la compañía de seguro regresaba con razones para negar su reclamo, excavamos más profundo y presentamos más evidencia. Incluso después de que conseguimos que la compañía de seguros admitirá que esta condición era real y seria, ellos sometieron a Cindy a un examen médico del seguro (IME), con la esperanza de conseguir a su médico pagado a ayudar negar que el coccydynia fue causado por el accidente.

Nuestros resultados

Superamos enormes obstáculos en el caso de Cindy – de un conductor cruel que negó responsabilidad por los daños serios que el causo a una compañía de seguro determinada a negar y cuestionar el sufrimiento evidente de Cindy. Rechazamos a dejar que el conductor de taxi se saliera con sus mentiras o permitir que la compañía de seguro evitará responsabilidad.

Obtuvimos una liquidación de $700,000.00 para Cindy – bastante para que ella se capaz de cerrar su práctica y mudarse a CA para estar cerca de sus padres para que ellos puedan ayudar con su dolor crónico.

Annie M. – Bellevue, WA, representada por Arthur Leritz

Accidente de coche después de condición preexistente lleva a una lucha con la compañía de seguro de Annie

Cuando envejecemos, todos tenemos dolores y sufrimiento. Casi todos tenemos alguna razón para ver a un médico. Mi cliente, Annie, no era una excepción. Ella tenía una historia de dolor en sus rodillas, el cuello y la espalda baja. Pero sólo porque una persona ha tenido dolor en algún momento en sus vidas no significa que no pueden ser lesionados más severamente. Trauma, como los efectos de un accidente de coche, puede realmente empeorar dolor previo mucho más.

Annie estaba haciendo mandados en el supermall en Auburn, cuando un conductor yendo casi 60 millas por hora golpeo a Annie de atrás. Ella inmediatamente sintió intenso, insoportable dolor en su cuello y espalda.

Nuestros resultados

Temeroso de litigios y sabiendo que estaban en el mal, su compañía de seguro finalmente cedió y admitió que la necesidad de cirugía del cuello fue relacionado con el accidente automovilístico. Incluso acordaron que era posible que sería necesario otra cirugía.

Los límites completos de la póliza del otro conductor combinado con la liquidación de su propia compañía de seguros, fue un gran triunfo para Annie, quien por lo contrario habría esta perdida en el sistema del procesamiento de la industria de seguros. Fuimos capaces de aliviar el estrés de Annie por interviniendo en tratando con las compañías de seguros, cuidando sus fracturas y asegurando que ella sería capaz de obtener el cuidado que necesitaba en el momento y en el futuro.

Cómo Arthur y su equipo ayudaron a Annie

Intervenimos para ayudar a Annie sin importar su dolor previo ya que pudimos ver que gravemente fue lesionada del choque. Rápidamente conseguimos sus expedientes médicos y los examinamos línea por línea, aprendiendo que Annie había tenido varios reclamos con el departamento de labor e industrias por malas rodillas y una historia de dolor de la espalda baja. Ella incluso había tenido una cirugía de fusión de niveles múltiples y le había dicho a sus médicos acerca de dolor del cuello en los meses inmediatamente antes del accidente.

Sabíamos que estábamos en una lucha con la compañía de seguro del otro conductor, y que muy probablemente culparían el dolor de Annie completamente en una condición preexistente. Nos reunimos con su cirujano que nos dio una opinión médica clara que el dolor del cuello de Annie había sido empeorado directamente por el accidente. Debido a nuestro trabajo meticuloso en separando lo “antes” y “después” del estado médico de Annie, la compañía de seguro del conductor responsable fueron dejados sin argumentos para hacer. Recuperamos los límites de la póliza completa.

Por desgracia, esos límites no fueron suficiente para cubrir el reclamo de Annie, entonces su propia compañía de seguro entró en el juego con su póliza de seguro de conductores con bajo seguro (UIM). Aunque ahora estábamos tratando con el seguro de Annie, sabíamos que íbamos a utilizar tácticas similares. Utilizarían su historial médico contra ella, a pesar de años de pagos y lealtad. El asegurador de UIM respondió a nuestra oferta con una demanda que Annie fuera examinada por un médico en su nómina de sueldos, significando que estaban preparando para negar el reclamo de Annie. Para proteger a Annie de una opinión parcial, enviamos a la aseguradora una lista de condiciones que debían cumplir en orden para que el examen tomara lugar. Se negaron y preparamos una demanda judicial contra ellos por mala fe.

Entendemos que está ansioso por obtener ayuda.

Solicite una consulta.

Genet A. Bellevue, WA, representada por Richard Adler

Accidente de coche deja a ejecutivo de Microsoft con una TBI que termina su carrera

El cerebro está conectado a todo lo que hacemos. Nos permite mover, respirar, ver, oír y saborear. Nos da la capacidad de leer, escribir, pensar, aprender y comunicar. Podemos hacer matemáticas, practicar deportes, expresar amor, crear nuevas tecnologías y hacer música. Hay aparentemente no límite a lo que podemos hacer con nuestro cerebro trabajando por nosotros.

Ahora imaginarse que es tomado de usted en un abrir y cerrar de ojos. Esto le sucedió a un ejecutivo de programas de Microsoft de 36 años, Genet, cuyo coche fue arada por un conductor que correo una señal de alto a toda velocidad. La cabeza de Genet golpeó el parabrisas y su cerebro fue dañado permanentemente. A partir de entonces, ella tenia zumbido en sus oídos sin parar y debilitante dolor de cabeza. Con el ruido y dolor sin fin, ella no podía pensar como antes y no podía trabajar a su nivel ejecutivo. Un minuto ella sabía quién era y lo que era capaz; al siguiente minuto se sentía que se había perdido a sí misma.

La respuesta de la compañía de seguro a la lesión cerebral traumática (TBI) de Genet fue así: “Ya que no hay sangre en el MRI o la CT, esto significa que no hay ninguna lesión cerebral y no lo puede comprobar.”

Cómo Richard y su equipo ayudaron a Genet

Trabajando en la cruce de camino de la medicina y la ley, empujamos atrás — duro. Investigamos y reunimos opiniones médicas irrefutables, evidencia y documentación que una MRI o  tomografía CT del cerebro demostraba “estructura” y no “función”. Esto significa que un cerebro se puede lesionar en su función, pero que el daño no se presenta en estas tomografias.

No era un caso fácil de construir debido a las mentiras y campaña de desinformación sobre el daños cerebral traumático – que no es real si no se ve – una mentira que el mundo del seguro ha invertido gran tiempo, dinero y recursos en construir y difundir. Desacreditamos la mentira y demostramos con evidencias de los médicos de Genet, compañeros de trabajo, cónyuge y extensiva investigación médica que la lesión era muy real y el daño a la vida de Genet era severo.

Nuestros resultados

Concluimos con éxito el caso de Genet con un resultado de siete cifras que le permitió pasar de su papel exigente de alto nivel en Microsoft para que ella podría tomar tiempo para la curación del cerebro y comenzar de nuevo con una visión diferente en su vida de trabajo.

Vea Genet compartir su experiencia con nosotros en este breve video:

Angela C. – Seattle, WA, representada por Richard Adler

Hija adolescente apenas sobrevive un conductor ebrio

Es esa llamada de media noche que todos los padres temen y esperan nunca consiguen. Estas instantáneamente despierto porque tu intestino te dice lo que ha sucedido antes de que escuchas las palabras – es la sala de emergencias. Su hijo ha estado en un grave accidente. No hay detalles. Se apresuran al ER y pronto aprende poca información: su hija de la edad universitaria estaba con sus amigos esa noche del verano. Ella entro en el coche de su novio y se dirigía a casa cuando de alguna manera el coche se rodó, de I-90, bajo de un embarque y estalló en llamas. Ella esta tan gravemente herida que un equipo de médicos especialistas y cirujanos están trabajando todo el día en la ICU para salvarla.

Milagrosamente, se salvó su vida. Los médicos son capaces de volver a colocar su amputado, dominante, brazo derecho. Pero no es un brazo normal y nunca será. Su hija ahora pasara su vida con un brazo, en un mundo de dos brazos.

Ese nombre de esa hija es Angela y Angela fue nuestro cliente. Sin duda, la compañía de seguro culpó el accidente automovilístico a ella, diciendo que era culpa de Angela por estar en una fiesta, consumiendo alcohol, para subirse al coche en primer lugar.

Cómo Richard y su equipo ayudaron a Angela y su familia

Pero sabíamos que había más. Buscamos el caso criminal del novio que estaba conduciendo intoxicado y exceso de velocidad cuando el coche se estrelló. Trabajamos con la policía, nos sentamos en audiencias y capturamos la declaración del conductor antes del juez cuando asumió plena responsabilidad por todo lo que sucedió (aunque él suplicó por para una condena más ligera).

Nuestros resultados

A través de nuestro diligente, meticuloso trabajo para demostrar que el novio estaba totalmente responsable y que Angela no tenía ninguna parte en la causa del accidente, la compañía de seguro sabía que había sido derrotado. Cuando se doblaron, fue un liquidación de siete cifras.

Siendo tan joven, sabíamos que Angela tendría un largo y brillante futuro por delante. Trabajamos con ella y sus padres para asegurar que sus fondos de liquidación fuera correctamente administrada para darle una red de seguridad para recursos médicos a lo largo de su vida, cuando navegada por la escuela y el trabajo, si ella decide tener una familia y por asistencia adicional de ir por vida de con un brazo. Hoy, Angela es capaz de vivir independientemente y está comenzando su carrera como un agente de bienes raíces.

Karen K. – Seattle, WA, representada por Lauren Adler

Drogado conductor deja Karen sin trabajo y enfrente de dolor crónico

Era un día ordinario. Karen, en camino al trabajo como muchos otros días, no tenía idea de que su vida cambiaría para siempre. Cerca, un conductor sin licencia en un coche prestado, drogado en marihuana, se estaba volviendo impaciente con tráfico. Karen casi llegaba al trabajo y estaba girando en el estacionamiento cuando el chico llegó de la nada, drogado fuera de su mente. El desvió alrededor de tráfico parado, usando la franja de estacionamiento como su calle personal y le volteándola.

Las piernas de Karen se atascaron en el salpicadero de su coche. En tremendo dolor, ella fue llevada en urgencia en ambulancia al centro médico de Harborview. Meses después de tratamiento y sin alivio, el médico de Karen la diagnosticado con una rara condición llamada síndrome complejo de dolor regional (CRPS), un dolor permanente de las extremidades causada por daño a los nervios. El dolor crónico de Karen obstruyo su capacidad de funcionar incluso en un nivel básico y ella fue despedida de su trabajo poco después del incidente. Con seguro limitado y sin trabajo, Karen estaba financieramente filtrada y extremadamente estresada, insegura de que ella podría siguiendo cumplir con sus propias necesidades básicas o cubrir gastos como renta.

Cómo Lauren y su equipo ayudaron a Karen

Nos movimos rápidamente para reunir las pruebas necesarias para presentar su caso. En un proceso que generalmente toma años, resolvamos el caso de Karen en ambos el reclamo de responsabilidad y después reclamo de conductores con bajo seguro (UIM), con los límites de la póliza completa ofrecida en ambos.

Nuestros resultados

Recibiendo los fondos rápidamente hizo una enorme diferencia para Karen, ella podría continuar obteniendo el tratamiento que necesitaba. Ella ahora puede pagar renta sin estrés ni preocupaciones y cuidar de sus necesidades mientras ella buscaba un trabajo y figura sus próximos pasos. Le dio espacio para respirar y volver a sus pies.