Conozca a Steven J. Anglés

Mi pasado y credenciales

Estaba en mi adolescencia cuando mi familia se mudó de Miami a un pueblo pequeño. Claramente no éramos de por allí y no recibimos exactamente una amable bienvenida. No tardé en darme cuenta de que utilizar mi cerebro y construir relaciones era mi mejor oportunidad para lograr algo de paz y felicidad. Una vez que hice algunos buenos amigos, se hizo evidente la diferencia que suponía saber que alguien me respaldaba. Quería ser esa persona para los demás.

Dan era un peatón cuando fue derribado mientras lavaba sus ventanas en una estación de servicio en Oak Harbor, WA. El joven conductor lo dejó con una lesión cerebral traumática permanente y le cambió la vida que obligó a Dan a encontrar una nueva carrera. Dan habla sobre el alivio que su abogado, Steve Anglés, pudo traer a su familia no solo resolviendo sus cuentas médicas sino también dándole a Dan las herramientas y los recursos para comenzar a reconstruir su vida.

Pero era un cambio pequeño en comparación con mi familia que huía de Cuba en los años 50. Dejaron sus hogares, trabajos y familia para empezar de nuevo con algunas maletas pequeñas y mucha determinación en un país donde no hablaban el idioma ni entendían el sistema. Así que estudié sin parar para poder empezar a hacer una verdadera diferencia lo más rápido posible.

Estas experiencias son personales, pero las estoy compartiendo porque me ayudaron a dar forma a lo que soy y creo que es muy importante que los clientes sepan qué motiva a las personas que eligen representarles.

Todavía en la escuela de leyes, comencé a trabajar para la D.A. enjuiciando a delincuentes y protegiendo a las víctimas de violencia doméstica. Antes de obtener los resultados de la Facultad de Derecho, empecé a trabajar con la compañia de seguros, Progressive. Pasé por la universidad y la Facultad de Derecho, así que no solo tuve que devolver mis préstamos, sino que también quería comenzar a perfeccionar mis habilidades en el tribunal. Mi trabajo era representar a la persona asegurada, pero al final del día, mi jefe era realmente la corporación de seguros. A pesar de mi historial de veredictos excepcionales y más de un centenar de casos que llevé a juicio, eventualmente me encontré en desacuerdo con mi propia compañía.

Construiría un conocimiento altamente especializado de la industria, pero sabía que no podría seguir trabajando allí. Quería pasar del trabajo de defensa (derribando los casos de otras personas) al trabajo de lesiones personales (construir casos de personas). Puede decir que entiendo lo difícil que puede ser encontrar a los abogados adecuados. Tomé un año de búsqueda y otro año para conocer a los abogados de Adler Giersch antes de hacer el cambio.

Después de 18 años de práctica, me siento honrado de ser socio de AG, trabajando con un equipo que comparte los mismos valores: honrar y apoyar a nuestros clientes y la búsqueda incansable de grandes resultados. Trabajo en el noroeste del Pacífico, en Seattle y Bellevue y administro una oficina dedicada en Kent para servir a la comunidad en el lado sur de la región.

Cómo sirvo as mis clientes

Cada cliente y caso es único. Personalizo mis estrategias en función de sus necesidades específicas. Ya sea que hayan tenido un accidente automovilístico, una lesión cerebral o cualquier tipo de trauma grave, han pasado por algo doloroso y que altera la vida, así que me esfuerzo por tratarlos con gran cuidado, minimizar su estrés y restaurar un sentido de esperanza.

Los mejores resultados provienen de la colaboración con mis clientes y las personas que los cuidan a medida que se recuperen de su lesión o pérdida. Nos convertimos en una familia extensa respaldada por un pequeño pero formidable ejército de asistentes legales y personal. Nunca quiero que mis clientes se sientan solos, temerosos o fuera de serie, así que siempre me esfuerzo por tener acceso directo.

Lucho inteligente y duro, pero siempre éticamente. Me mantengo al lado de mis clientes hasta que se resuelva su caso sin importar cuánto tiempo les lleve obtener el mejor resultado posible. Combinar mi experiencia, compasión y capacidad para servir a mis clientes ya sea que hablen inglés o español es algo que espero y agradezco todos los días.

Después de meses y meses de luchando con las compañías de seguros para pagar por lesiones sufridas por mi hija en un accidente automovilístico, fuí referida a Adler Giersch por uno de nuestros médicos. Fue un alivio conseguir a un abogado profesional, experienciado y compasivo, Steven Anglés. Siempre nos mantuvo informados en el proceso, cuidadosamente articuló los detalles del caso, nos dió nuestras opciones y no nos presionó a un caso judicial que no deseábamos. Steven siempre hizo lo que era mejor para mi hija y no el resultado final. Últimamente ganó el premio más alto posible para un caso de arbitraje. ¡Lo único que lamento fue no encontrarlo más pronto!

Terri

Vea más comentarios

Algunos de los premios que me han honrado recibir

premio de elección de clientes

un prestigioso premio votado por los clients y otros abogados del directorio legal en línea más grande del mundo

Martindale-Hubbell premio

Premio de Seattle 100 mejores empresas

Colegio de Abogados del Estado de Washington

Cómo estoy sirviendo a nuestra comunidad

Estoy orgulloso de ser parte de Rotary International a través del Club Rotario de Kent. Es un grupo diverso con todo tipo de antecedentes, religiones, tendencias políticas, pero nada de eso nos impide a medida que nos reunimos para alimentar a los niños, otorgar becas a los estudiantes locales y unir a la comunidad. También me gusta pasar el tiempo trabajando con la comunidad latina en Seattle y sus alrededores sobre sus necesidades legales.

Abogado Steven Angles y su esposa

Steven and his wife help package food for kids in need with the the Kent Rotary Club.

Abogado Steven Angles

Steven visits his family's home country of Cuba.

Cuando no estoy en el trabajo, puedes encontrarme….

Pasando tiempo con mi esposa, nuestros amigos y dos gatos de rescate. Pasamos tanto tiempo al aire libre como podemos. Al menos una vez al año tratamos de visitar una nueva parte del mundo. Ser el primero en mi familia en regresar a Cuba fue un cambio de vida. He sido un “12” desde que era un niño en la Florida, así que estaré viendo los Seahawks en los días de juegos. También me gusta descubrir música nueva, cocinar, jugar y tocar la guitarra.