Mala fe por las compañías de seguros

Su ajustador de seguro no es su amigo

Parece contraintuitivo, pero su propia compañía de seguros no esta necesariamente a su lado. Negando los reclamos de sus propios clientes es sólo una forma de que las compañías de seguros obtienen un beneficio. Muchos aseguradores recompensan a sus empleados basado en la cantidad de dinero que “ahorran” la empresa, que puede llevar a la deliberada retención o estancamiento del proceso de reclamaciones, incluso cuando saben que un reclamo razonable y válida, que sus lesiones son reales y que su necesidad de atención médica es clara. Es tan sombrío como parece.

¿Qué es mala fe?

“Mala fe” es el término utilizado para describir la conducta de una compañía de seguros cuando actúa de una manera que viola su deber de actuar razonablemente. En el estado de Washington, bajo una ley llamada la acta de conducción justa de seguro (también llamada IFCA), su compañía de seguros tiene deberes de buena fe, trato justo y puntualidad para que sus asegurados. No cumplir con estas obligaciones puede dirigir un reclamo o demanda.

Nuestra reputación y experiencia empuja a compaginas de seguro a compensación justa

Nuestra experiencia y reputación hace que las compañías de seguros observe y reconsiderar cuando presentamos un reclamo de mala fe. Contamos con tasas de éxito infrecuentemente altas de arrinconando aseguradores a actuar justamente.